Agenda 21 de la cultura

31st May 2016 Debate

La Agenda 21 de la cultura, nacida en el marco del programa Agenda 21 impulsado por las Naciones Unidas, tiene por misión promover la cultura como cuarto pilar del desarrollo sostenible. En documentos como «Cultura 21: Acciones» encontramos ejemplos de buenas prácticas, que podemos adaptar a nuestra escala de acción, de políticas y acciones de ciudades y gobiernos locales para el desarrollo cultural estructurados en nueve secciones: derechos culturales; patrimonio, diversidad y creatividad; cultura y educación; cultura y medio ambiente; cultura y economía; cultura, equidad e inclusión social; cultura, planificación urbana y espacio público; cultura, información y conocimiento; y gobernanza de la cultura.

Entre los documentos que desarrollan la Agenda 21 de la cultura hemos seleccionado algunos fragmentos que sin duda tienen un impacto en el mundo ateneístico:

agenda21culture2

La cultura es el cuarto pilar del desarrollo sostenible.

La cultura al fin y al cabo moldea lo que entendemos por desarrollo y determina la forma de actuar de las personas en el mundo

La relación entre cultura y desarrollo sostenible a través de un enfoque doble: desarrollando los sectores culturales propios (a saber: patrimonio, creatividad, industrias culturales, arte, turismo cultural); y abogando para que la cultura sea debidamente reconocida en todas las políticas públicas, particularmente en aquellas relacionadas con educación, economía, ciencia, comunicación, medio ambiente, cohesión social y cooperación internacional.

Agenda 21 de la cultura

9. El patrimonio cultural, tangible e intangible, es el testimonio de la creatividad humana y el substrato de la identidad de los pueblos. La vida cultural contiene simultáneamente la riqueza de poder apreciar y atesorar tradiciones de los pueblos, con la oportunidad de permitir la creación y la innovación de sus propias formas. Esta característica rechaza cualquier modalidad de imposición de patrones culturales rígidos.

11. Las políticas culturales deben encontrar un punto de equilibrio entre interés público y privado, vocación pública e institucionalización de la cultura. Una excesiva institucionalización, o la excesiva prevalencia del mercado como único asignador de recursos culturales, comporta riesgos y obstaculiza el desarrollo dinámico de los sistemas culturales. La iniciativa autónoma de los ciudadanos, individualmente o reunidos en entidades y movimientos sociales, es la base de la libertad cultural.

14. La apropiación de la información y su transformación en conocimiento por parte de los ciudadanos es un acto cultural. Por lo tanto, el acceso sin distinciones a los medios de expresión, tecnológicos y de comunicación y la constitución de redes horizontales fortalece y alimenta la dinámica de las culturas locales y enriquece el acervo colectivo de una sociedad que se basa en el conocimiento.

¿Conocéis esta iniciativa? ¿En qué creéis que os puede ayudar?

Please follow and like us: