La aportación de los ateneos a la transformación social

09th Feb 2017 Sin Categoria

Siguiendo la estela de la diosa de la sabiduría Atenea, y de las primeras escuelas romanas (Athenaeum) el s.XVIII se impulsaron en Europa unas sociedades científico-literarias como el Athenée de Paris o el Athenée de las Artes que tenían como objetivo difundir la cultura entre sus asociados.

Cuando el modelo de ateneo llega a Cataluña a principios del s. XIX este objetivo se transforma en una vocación instructora que permita mejorar la formación de las clases más desfavorecidas.
Así pues, los ateneos nacen en Cataluña con una clara vocación de transformación social, de eliminar las barreras que pueden frenar a los sectores más débiles el acceso al conocimiento y la participación en la sociedad.
¿Es todavía válido este modelo hoy? Filósofos y pensadores actuales opinan que nuestro mundo muestra síntomas de agotamiento, como planeta y como modelo de sociedad. Que estamos en una sociedad cansada. Fruto de este cansancio nuestras sociedades occidentales viven un silencioso cambio de paradigma: el exceso de emociones, de información, de comunicación en redes, de expectativas, de exigencias, que nos llevan a un estado de fatiga y un sentimiento de falta de tiempo.
Frente a este paradigma encontramos la ilusión, el empuje, el compromiso y sobre todo el trabajo voluntario de juntas y socios ateneístico para cambiar la sociedad, hacer el mundo más vivible y en definitiva continuar la transformación de la sociedad en todos los sus ámbitos.
En los ateneos se transforma la realidad, se identifican los problemas y soñando como se quisiera que fueran las cosas se diseñan proyectos y actividades que permitan llegar a una mejora social.
Se lucha para mejorar los equipamientos, los locales, los teatros y auditorios, haciendo que los espacios físicos sean acogedores, y se adecuen a las exigencias actuales, tanto normativas como de confort.
Se defiende y se difunde nuestra cultura popular, nuestra lengua, la creación artística. Adecuando las manifestaciones artísticas a las corrientes actuales, más visuales, más vitales, más cambiables. Y sobre todo haciéndolas accesibles a las posibilidades de cada persona.
Se promueve una ciudadanía crítica, responsable, comprometida individual y colectivamente que permita una sociedad más justa y equitativa en un entorno sostenible.
Se facilita un aprendizaje integral y libre en cualquier ámbito, fomentando la crítica y la reflexión, la adquisición de valores y la concienciación que permita la transformación social.
Ante un mundo cansado ofrece vitalidad y optimismo, tranquilidad, acogida, trato personal, apoyo emocional.
A los recién llegados se les da un lugar, la posibilidad de integrarse, de vivir la multiculturalidad, y de ser escuchados.
Durante más de 150 años de vida ateneística los ateneos han adaptado a las exigencias de la sociedad del momento. Han sobrevivido a las amenazas más diversas y de generación en generación han ido superando etapas.
Más de 150 años de asambleas, de participación, de juntas directivas renovadas, de generosidad y voluntariedad. Hoy los ateneos luchan y hacen propuestas y acciones para acoger desplazados, para que personas sin techo se encuentren acogidas, para integrar, porque la crisis no afecte a la socialización de los más pequeños, ni impida el acceso a la cultura a nadie, porque el desencanto no ponga trabas al desarrollo comunitario ni la participación política, para ofrecer formación, dar tiempo, regalar experiencia y experiencias, aportar conocimiento, creatividad, …
En una sociedad líquida desde los ateneos hay que mantener como nunca valores sólidos, duraderos, que persistan en el tiempo, que no nos hagan perder el tren de la actualización frente a los cambios rápidos de nuestra sociedad actual y que den soluciones globales a problemas globales . Valores transmitidos desde hace más de 150 años desde los ateneos, y valores nuevos o valores fundamentales que han evolucionado (decrecimiento, solidaridad ambiental, valores post, de apoyo a las libertades cívicas, …). Continuidad, adaptabilidad, renovación y compromiso, las claves que hacen que los ateneos hayan sido, sean y sigan siendo agentes de transformación social en el presente, como lo han sido en el pasado y como sin duda seguirán siendo en el futuro.

 

Montserrat Morera

Presidenta del Consell d’Associacions de Barcelona (CAB) i presidenta del Centre Parroquial i Cultural Sant Vicenç de Sarrià (Barcelona).

Articulo de opinión publicado en xarxanet.org el 8 de julio de 2016

 

Imagen: Charles Roffey
Please follow and like us: